Consejos para comprar tu primera casa

Comprar nuestra primera casa es, sin duda, uno de los momentos más importantes en la vida de cualquiera. Lo primero, por el paso que supone, la emancipación. Y, lo segundo, porque se tratará de nuestra primera gran inversión y, casi con total seguridad, el desembolso de dinero más grande al que tendremos que enfrentarnos. La compra de una vivienda es algo que tenemos que estudiar a fondo, ver las posibilidades, las que se adaptan mejor a nosotros, planificarlo bien y no actuar por impulsos. Te dejamos algunos consejos para que entres en tu nuevo hogar con buen pie.

Para comprar una vivienda lo primero que tenemos que hacer es estudiar nuestra situación financiera: de cuántos ahorros disponemos, el precio máximo que estamos dispuestos a pagar, la cuantía del préstamo que podemos asumir y cuánto podemos destinar mes a mes para pagar la hipoteca (sumado siempre al resto de gastos al que tenemos que hacer frente).

Ten en cuenta que comprar una vivienda no solo es el desembolso del propio coste del inmueble y pagar la hipoteca pertinente, sino que existen otros muchos gastos que no podemos dejar en el olvido, como impuestos y gastos de tramitación, intereses o seguros que tengamos que tener para la misma. En total, y según los expertos, se debería contar con unos ahorros equivalentes al 30% del valor de la casa que quieras comprar para que tus cuentas cuadren.

Y sí, es mejor estudiar nuestra situación financiera antes que empezar a visitar viviendas. Porque el precio variará, y mucho, dependiendo de si buscamos un piso o una casa, de si está en una ciudad grande, una más pequeña o incluso un pueblo, si es de nueva construcción o de segunda mano o si necesita o no reforma.

Cuando empieces a ver casas, visita varias opciones, de manera que puedas tener una buena comparativa y barajar ventajas e inconvenientes de unas y otras. Analiza bien las zonas que te gustan, visítalas varias veces y en distintos horarios y estudia cuestiones importantes como si hay comercios cerca, transporte público, centros de salud, colegios…

Una vez que creas haber encontrado la elegida, asegúrate de que no tiene sorpresas escondidas, como problemas de fontanería, electricidad, tejado o cargas económicas que tuvieras que hacer frente tú como nuevo propietario. Un profesional puede ayudarte con este tema.

Una vez que conocemos el dinero del que disponemos y la zona y tipo de vivienda en la que queremos vivir, tenemos que estudiar las posibilidades que nos ofrece el mercado en lo que a la concesión del préstamo se refiere. Siempre tienes la opción de buscar un buen asesor en el que puedas confiar y que te explique de forma pormenorizada todos los aspectos a tener en cuenta: intereses, años de amortización, si necesitas o no aval, condiciones del banco para otorgártela…

Como ves, son muchos los aspectos a tener en cuenta. Por lo que no tengas prisa y dedica todo el tiempo que necesites a hacer la elección.

Y recuerda que, una vez tomada la decisión, y ya con tu casa comprada, en Cover te ofrecemos las mejores opciones para asegurarla.


Si te mueves en patinete eléctrico, esto es lo que tienes que saber

El patinete eléctrico se ha convertido en un habitual en las calles españolas. Su tamaño, funcionalidad, su sencillo y barato mantenimiento y que es fácil de transportar (en caso de necesitar usar también transporte público) y guardar en el trabajo o en casa, le han hecho ganar terreno como un medio de transporte más. Por no hablar de evitar los grandes atascos que, cada hora punta, se forman en las grandes ciudades. Con todo, la Asociación de Usuarios de Vehículos de Movilidad Personal (AUVMP) estima que actualmente hay en España unos 20.000 patinetes de uso particular y otros 5.000 de alquiler repartidos entre varias ciudades, aunque reconoce que el dato concreto se desconoce,  "puesto que ni siquiera muchos ayuntamientos lo tienen".

¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de circular con uno de estos vehículos? ¿Hay una normativa para su uso? Lo cierto es que ante el aumento de los patinetes eléctricos en las zonas urbanas, y a la espera de una normativa que vaya en línea de lo que se debate en la Unión Europea, la Dirección General de Tráfico publicó, a finales del pasado año, una instrucción transitoria en la que se establecían algunos criterios a los que están sometidos los vehículos de movilidad personal, categoría en la que entran los patinetes eléctricos.

Entonces, ¿cuáles son los comportamientos sancionables cuando se circula con un patinete eléctrico? Según la instrucción de la DGT, se destacan estos puntos:

  • Obligatoriedad de someterse a las pruebas de alcohol y drogas, siendo sancionados con la misma cuantía económica que si se conduce otro vehículo.
  • Prohibición del uso del teléfono móvil.
  • Prohibición del uso de cascos o auriculares conectados a aparatos reproductores de sonido.
  • El uso del casco, así como de otros elementos de protección, y ante la falta de una regulación en el Reglamento General de Circulación, se regirá por lo que disponga la correspondiente Ordenanza Municipal. No obstante, es recomendable su uso como medida de precaución.
  • Prohibición de circular por aceras y zonas peatonales, puesto que el artículo 121 del RGC prohíbe la circulación de cualquier vehículo por las aceras (excepto a monopatines, patines o aparatos similares que lo hagan exclusivamente a paso de persona). Este punto, sin embargo, es controvertido. Hasta el momento, lo normal es que las ciudades adopten estas recomendaciones de la DGT y obliguen a los patinetes a circular por la calzada y nunca por las aceras. Pero, al no ser un reglamento obligatorio, lo cierto es que muchos ayuntamientos prohíben su uso por la calzada y obligan a los patinetes eléctricos a circular por las aceras y a la misma velocidad que los peatones.
  • Sólo puede ser usado por una persona, prohibiendo llevar un pasajero.
  • Necesidad de utilizar prendas reflectantes o sistema de alumbrado durante la noche.

Otra de las dudas de muchos a la hora de comprarlo, y quizás una de las reticencias más comunes para hacerlo, es la autonomía y la recarga de la batería del patinete, así como el coste de hacerlo. Los que se mueven en la categoría de estándar, que son los más comprados, tienen una autonomía que ronda los 30 kilómetros. Y su batería, de 7.800 mAh, tarda en cargarse unas cinco horas. Y este tiempo no supone un gran desembolso de dinero. Más aún, si lo comparamos con el precio del combustible. Según los cálculos realizados por el medio La Vanguardia, en el caso de un patinete eléctrico estándar, cargar al 100% la batería del patinete costaría entre 0,18 y 0,26 euros.

Si ya has decidido comprarte un patinete eléctrico para moverte por la ciudad sin preocupaciones, de forma ecológica y sin importarte los atascos, un seguro puede prevenirte de muchos problemas. Y Cover tiene un seguro para ti. Una póliza que incluye responsabilidad civil para cubrir daños a terceros y protección jurídica con reclamación de multas, defensa penal y reclamación de daños.


Momento para comprar coche

Cómo ahorrar al comprar un coche nuevo

Algo que nos interesa a todos es el ahorro, y quien diga que no: miente. Por eso, cuanto mayor es el desembolso que vayamos a hacer, más medios de ahorro buscamos. Y nosotros os proponemos una serie de consejos de cómo ahorrar al comprar un coche nuevo. Tomad nota.

La actividad comercial de los concesionarios de automoción españoles se detuvo en el momento de la declaración del estado de alarma por la crisis sanitaria del Covid-19. Con la crisis económica consecuente a esta sanitaria, tener una serie de trucos que nos ayuden a ahorrar al comprar un coche nuevo se hace muy importante.

Si bien es cierto que la compra de coches por internet está activa, el 90% de los usuarios prefiere acudir a un concesionario o negocios de compra-venta de coches para observar los modelos, recibir ayuda técnica o buscar ofertas. Los concesionarios españoles esperan volver a abrir entre el 4 y el 11 de mayo (independientemente del que el Estado de Alarma siga vigente), siempre y cuando los ciudadanos tengas opción a cierta movilidad.

Mucha oferta y poca demanda

Ahora tocaría recuperar el ritmo en un sector que se ha desplomado durante la crisis del COVID entre un 70% y un 85% (no se habían visto cifras similares en un mes de marco desde 1996). La recuperación en las matriculaciones será una tarea a medio plazo, por lo que presumiblemente las marcas y concesionarios deberán realizar esfuerzos para incentivar el consumo. ¿Esto que supone para nosotros? pues que si pensamos que ha llegado el momento de cambiar de coche encontraremos más ofertas y precios más bajos.

Y con más ayudas, pues en el documento presentado por la patronal (Faconauto) al Gobierno se solicitan, entre otras cosas, el aumento de subvenciones para aquellos consumidores que quieran cambiar de coche. Algunas publicadas a lo largo de estos dos último años podéis encontrarlas aquí.

Pero hasta que se hagan públicas qué ayudas son esas, hay una serie de subvenciones que ya están disponibles para ayudarte a ahorrar al comprar un coche nuevo. Te exponemos las mejores:

Los consejos más ortodoxos para ahorrar al comprar un coche nuevo.

Crearos un presupuesto. Las web de las marcas de coches tienen hoy en día los configuradores de modelos. En ellos podéis elegir el modelo que deseéis, con la versión que más os guste (en caso de tener varias: sport, deluxe, limited…) Acudid a los concesionarios a ver las ofertas in situ con el precio resultante de esos configuradores como base y presupuesto máximo.

Para tener un coche nuevo tenemos que andar. Es decir, os toca recorreros muchos concesionarios. Y es que cada concesionario tiene su cupo y cada vendedor su forma de trabajar. Por tanto, las ofertas varían en función del concesionario, aunque sea dentro de la misma marca.

Hay que saber cuando comprar. Como hemos dicho, a consecuencia de la crisis sanitaria que atravesamos y la ausencia de ventas de estos meses, el sector automovilístico se va a ver forzado a rebajar sus productos. pero no solo es esto; es que no es lo mismo comprar un coche en el primer trimestre del mes (en el que negociar una rebaja va a ser más complicado porque se acaban de fijar los presupuestos) que en noviembre o diciembre (cuando buscan deshacerse de los restos de stock).

Planteaos un coche de exposición. Los coches que se han utilizado en la exposición de los concesionarios y los de kilómetro 0 suelen tener una rebaja bastante llamativa y en ningún caso podrán exceder los 100km.

Regatead. Aunque suene mal. Hasta antes de la firma, cualquier momento es bueno para conseguir una mayor rebaja o un extra más.

Leed la letra pequeña. En las partes más arduas de los contratos, en los párrafos que menos lee la gente, es donde se esconden cláusulas como los “seguros de vida” del titular. Una cantidad no muy grande; pero que multiplicada por cada cuota supone un buen pellizco.

Los consejos menos ortodoxos para ahorrar al comprar un coche nuevo.

Empleados de la marca: si tenéis un allegado que trabaje en un concesionario o marca de coches estáis de suerte. Las marcas de automóviles ofrecen descuentos a sus empleados; Fiat o Renault, por ejemplo, rebajan hasta un 18% del precio final.

Familia numerosa: Aquellos que pertenezcan a una familia numerosa verán reducido el impuesto de matriculación en un 50%.

Matricularlo como coche comercial: Si el coche mide un mínimo de 1,80m de altura se puede matricular como 'vehículo mixto’: es decir, vale tanto para uso comercial como profesional. La parte negativa es que un vehículo mixto tiene que pasar la ITV cada dos años (en vez de cada cuatro como un coche particular). Además de que en autopista o autovía no puede circular a más de 100 km/h.

Que el titular sea un minusválido: Las personas con una discapacidad física o psíquica de más de un 33% o más no pagan el impuesto de matriculación. El IVA que se les aplica es de un 4%. Y, además, están exentos de pagar el impuesto de circulación.

Consejo extra para ahorrar al comprar un coche nuevo.

En caso de que para aprovecharos de alguno de estos descuentos hayáis comprado vosotros el coche pero el titular sea otro (algo no muy legal, por cierto, pero ya sabemos que la pela es la pela) recordad que para conducirlo sin problemas, deberéis llevar con vosotros una autorización en la que conste que el titular os presta el coche. Si estáis en esta situación, no podréis cambiar la titularidad del coche hasta que hayan pasado al menos cuatro años. En momento en el que habrá que pagar un 4% del valor de mercado del vehículo a Hacienda y la tasa de cambio de titularidad de la DGT.

Recordad que para más información del mundo del motor tenéis publicaciones cada miércoles en nuestro blog ;-)