¿Cuál es la relación entre el Covid-19 y la vitamina D en nuestro cuerpo? ¿Hay una mayor posibilidad de contraer el coronavirus, o pasarlo de una forma más severa, ante la falta de esta vitamina? Pues todo parece indicar que sí. Así, al menos, lo determina un estudio reciente publicado en The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism de la Endocrine Society. El informe está basado en el estudio llevado a cabo por médicos españoles en el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla de Santander, quienes tras estudiar a pacientes infectados por Covid-19 concluyeron que el 80% tenía deficiencia de vitamina D.

No es el único estudio que lo avala. Otro llevado a cabo en el hospital Reina Sofía de Córdoba arroja que de cada cien personas a las que se le administraba la vitamina D, solo 3 ingresaban en la UCI y ninguno de ellos murió.

Esto nos lleva a preguntarnos cómo actúa la vitamina D en nuestro cuerpo y qué la hace tan importante. Principalmente, mejora nuestro sistema inmunitario y nos protege contra infecciones, principal razón que unos niveles altos podrían ayudarnos a combatir el coronavirus. Además, es esencial para el funcionamiento de nuestro organismo y su déficit puede derivar en enfermedades relacionadas con los huesos o autoinmunes.

Entonces, ¿qué podemos hacer para aumentar nuestros niveles de vitamina D? ¿Por dónde se absorbe esta vitamina? Principalmente, de dos fuentes: el sol y los alimentos.

Vamos a hablar hoy de cuáles son los más ricos en vitamina D.

Hay que tener en cuenta que el 90% de la vitamina D que necesitamos la conseguimos a través del sol. Pero podemos complementarlo con alimentos los pescados azules (como la caballa, el atún, las sardinas o el salmón), en el marisco, en el hígado, en los lácteos, los huevos o los cereales integrales. Podemos encontrarlo también en las setas, el aguacate, la carne de ternera y pollo, los champiñones o las bebidas vegetales (como las de soja o avena).