La pandemia y los jóvenes

Categories:

Los Millennial nos enfrentamos a un gran problema respecto a nuestro futuro. Se esperaba que los Centennials lo tuviesen mejor. Pero no tiene pinta, analizamos la situación de la pandemia y los jóvenes.

El derrumbamiento de Lehman Brothers trajo una crisis económica mundial que cambiaron todos los esquemas. Cuando empezábamos a sacar la cabeza del agujero. Ha llegado la pandemia del Covis-19 ¿En qué lugar estamos con la pandemia y los jóvenes?

Los Millenial (o Generación Y, es decir, los nacidos entre 1980 y 1990) empezaron su andanza como adultos con una crisis. Aquellos que en 2008 iniciaban a estudiar en la universidades, como una servidora; a buscar su primer trabajo; a hacer planes de futuro… vieron caer sus naipes. Evidentemente esta crisis venía de la mano de una rotura de valores sociales y morales anteriores (que dieron lugar a semejantes estafas piramidales como fueron las supremes consecuentes de la caída de la mayoría de los grandes bancos.

Aquellos que crecimos a finales del s.XX nos criamos con la idea de que podíamos conseguir lo que quisiéramos. Pues, al menos en España, el inicio de los 90 vivió tal esplendor económico que nuestros padres nos dieron todo lo que necesitábamos, y más. Y, de pronto, ese shock nos derrumbó todos nuestros sueños de independencia, viajes, trabajos exitosos…

Poco a poco, muy poco a poco, fuimos sacando la cabeza del gran agujero en el que la teníamos. Luchando contra contratos laborales precarios, precios inmobiliarios astronómicos, retrasando e incluso rechazando la idea de crear una familia… pero salíamos del agujero. Hasta que el maldito bicho, ese gran conocido Coronavirus, apareció en nuestra vida.

Quitándonos a muchos lo que con mucho esfuerzo habíamos conseguido. Y demostrándoles a los centennials que ellos también iban a tener que lugar por “sacarse las castañas del fuego”. Hemos de aclarar que dichos centennials también son conocidos como la Generación Z, e incluye a los nacidos de 1995 a 2005 (aproximadamente).

¿Qué supone esto para los jóvenes?

Lo primero que la crisis de 2008 y la pandemia de 2020 nos ha quitado han sido las expectativas. La capacidad de pensar que si tenemos un sueño, podemos llegar a cumplirlo. Habernos formado entre crisis nos ha enseñado que el dinero no es lo más importante. Pero es importante. Pues según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), la gran parte de la destrucción de empleo se está produciendo entre jóvenes.

Esta inestabilidad y precariedad laboral y económica provoca que la población más joven se enfrente a la imposibilidad de independizarse, aquellos que lo consiguen han de hacerlo de alquiler (comprar una casa sol@ es de esos sueños que ya no tenemos),  el nivel de frustración son muy altos y hay un gran incremento de los trastornos depresivos y emocionales, según un estudio de la Asociación Americana de Psicología.

Cambios más notorios tras las dos crisis en los jóvenes

  • En el ámbito laboral, los millennial y centennial se caracterizan por cambiar de sector o actividad con mucha frecuencia, buscando alternativas de empleo. Es decir, carecen de un sentimiento de pertenencia a una compañía. Algo que choca mucho con la generación anterior, los baby boomers (nacidos tras la Segunda Guerra Mundial), pues ellos buscaban permanecer en las empresas en las que entrasen hasta su jubilación. Estos cambios no son solo por elección propia, sino también, y sobre todo, porque trabajarán en un mercado laboral de mayor precariedad y temporalidad.
  • Respecto a la educación formal, hay que destacar que somos de las generaciones de las mejor preparadas. Buscamos formarnos a lo largo de toda la vida y valoramos aquellas empresas que nos faciliten el seguir aprendiendo.
  • Como hemos dicho, la crisis de 2008 tenía unas raíces bien profundas en los valores sociales y morales. Y probablemente por eso, tanto los millennial como los centennial buscamos generar un impacto positivo con nuestro trabajo y valoramos a las empresas por los esfuerzos que realizan para contribuir a la mejora de la sociedad.
  • ¿Y en política cómo estamos? en términos generales desconfiamos de la política;  más de la mitad de los jóvenes a nivel mundial no nos sentimos representados por nuestro gobierno y tan solo el 28% admite haber participado en los últimos procesos electorales. Surgiendo así nuevas formas de compromiso y activismo.

¿Estáis de acuerdo con todo esto? ¿Os sentís identificados? ¡contadnos en comentarios!

Recuerda que puedes seguir informad@ de todo lo que te interesa en nuestro blog, y en nuestras redes sociales: Instagram y Facebook. Fuente: Ciclos organizados por El Confidencial y Fundación La Caixa.

No responses yet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat