La literatura española ha dado a lo largo de la historia plumas muy importantes. Actualmente mantiene muy buena salud, pese a la crisis editorial y los bajos índices de nuestro país. Pero se ha visto un gran cambio, la irrupción estrepitosa de la escritora millennial. Y ha venido para quedarse.

Los escritores españoles más influyentes ya no lo son solo por el número de ejemplares vendidos, sino también por la influencia de su historia o el peso de un determinado escritor sobre una comunidad concreta. En la actualidad, con el auge de las redes sociales, un escritor también debe generar influencia a través de ellas. Y en este terreno, las escritoras están ganando mucho terreno. Mostrando que una apuesta segura de éxito editorialmente hablando es la escritora millennial.

Hay escritores que mueven a auténticas masas, con un tweet o historia de Instagram son capaces de generar corrientes de opinión, promover campañas solidarias o la compra de sus libros. En menos de dos horas del estreno de la serie Valeria (adaptación de los libros de Elisabet Benavent por la plataforma Netflix), el hashtag #Valeria era tendencia.

Uno de cada tres españoles no lee nunca o casi nunca

Las redes sociales las usa el 80% de los españoles. Mientras, vivimos en un país donde una de cada tres personas no lee nunca o casi nunca (datos del CIS en su encuesta para conocer las preferencias y las carencias de los españoles a la hora de leer) Clara Cortés, escritora millennial, afirma que si pudiese dirigirse a ese grupo de no lectores les diría que seguro que hay un libro para ellos <<porque hay tantos libros que dudo que no haya al menos uno que les guste>>. En la misma línea está otra de las escritoras millennial con la que hemos contactado, Gema Bonnin, quien asegura que <<Leer sólo enriquece. Amplía todos los horizontes de la vida. No hay nada que perder y mucho que ganar>>

Si tuviésemos que destacar este hábito por sexos, los hombres leen menos que las mujeres. El aumento del consumo de literatura por el sector femenino entra así en un bucle: como las mujeres leen más, los escritores se centran más en ese público (de ahí el auge de la novela erótica femenina, entre otros géneros), y como las mujeres tienen más variedad donde elegir, leen más.

Un 79,7% de los españoles se inclina por los libros en papel, el formato digital y la alternancia entre ambos formatos le pisa los talones a esta cifra. De hecho muchos libros famosos empezaron en formato digital, para luego dar un salto al papel. Caso, por ejemplo, de 50 Sombras de Grey, que empezó como un fanfiction para hacer un poco más erótica la saga de Crepúsculo, o de En los zapatos de Valeria, cuya autora autopublicó esta novela En los zapatos de Valeria en Amazon en enero de 2013 (tomos que han conseguido tanta fama que han pasado a la gran y pequeña pantalla respectivamente).

Cada vez más escritores jóvenes muestran interés por la poesía, pero no se definen como poetas.

Es destacable que cada vez hay más escritores jóvenes están retomando el interés por la poesía, aunque no

escritoras millennial

se definen como poetas. Caso de @srtaBebi es el seudónimo de una escritora millennial y activista centrada en internet. Con sus estudios, esta joven de 28 años se especializó en Violencia de Género, Intervención Criminológica y Victimológica y Delincuencia Organizada. Esto ha hecho que sus dos diarios poéticos escritos en su infancia y adolescencia, Amor y asco e Indomable, se hayan convertido en un símbolo colectivo de rebeldía y llamamiento a la lucha de la mujer. Ha probado también con la novela, Memorias de una salvaje.

Hay que nombrar también a Elvira Sastre. También de 28 años, y con mucha carrera ya a su espalda. A los doce años escribió su primer poema y a los 15 abrió un blog, Relocos y Recuerdos. Poco después, ganó el premio de poesía Emiliano Barra. Con los años ha llegado a compartir escenario con Andrés Suárez, Raquel Lanseros o Marwan. En 2013 publicó Cuarenta y tres maneras de soltarse el pelo, y en 2014 Baluarte, publicada tanto en España como en América latina. Y desde ahí ya todo ha ido en ascenso. De hecho, el interés que ha suscitado es tal que la poeta ha dado conferencias en varias universidades de Estados Unidos como North Georgia University y españolas como la Universidad de Granada.

Espido Freire continúa con la etiqueta de la ganadora más joven del Premio Planeta; con solo 25 años.

Centrándonos en la parte creativa, en la mente que da a luz esos libros que luego leemos, congratula ver cómo las listas de venta están cada vez más igualadas entre escritores y escritoras están en una situación muy equilibrada. Tenemos ejemplos en Elvira Sastre, ganadora del premio Biblioteca Breve o Elvira Navarro, quien ha ganado, entre otros muchos, el premio Tormenta. Intentando incentivar la presencia femenina en el mundo de la creación literaria, el 14 de octubre se celebra el Día Internacional de las Escritoras; su celebración inició en España con la idea de recuperar el legado de las mujeres escritoras, hacer visible su trabajo y combatir la discriminación que han sufrido a lo largo de la historia.

Hablemos con ellas.

Nos gustaría empezar por la escritora Elvira Navarro. Es licenciada en Filosofía; y autora de obras tan buenas como La Trabajadora o La isla de los conejos. No se considera una escritora millennial, pero su época de inicio y de darse a conocer sí que lo fue, por eso hemos querido contar con su sabiduría. De hecho su buen hacer la ha llevado a ganar varios premios y la aparición en 2010 en la lista de los 22 mejores narradores en lengua española menores de 35 años de la revista Granta.

La obra de Elvira destaca por su análisis de la sociedad urbanita, de forma real, cruda y, a veces, un poco deprimente. Al preguntarla por ello afirma <<Yo crecí en los ochenta, los niños teníamos más libertad. Jugaba en plena calle con otros chavales en una época en la que había yonqis, mucho tráfico y bastantes más atracos, pero no había el sometimiento al miedo que hay ahora, con todo el mundo obsesionado con lo que le puede pasar: la inseguridad en la calle, que es una sensación falsa porque nunca ha habido más seguridad, el culto al deporte y a la salud, que no es más que miedo al envejecimiento, a la muerte… y a la vida misma. Cuando la sociedad no estaba cooptada por todo tipo de miedos, los niños de la ciudad descubríamos el mundo ahí, en las calles. Y ese es un hábito que no he perdido: observar el mundo desde el lugar donde vivo>>

Todos los grandes escritores reconocen, y recomiendan, leer, leer mucho. Pero por muy variado que intentemos que sea nuestro «repertorio lector», todos tenemos nuestros autores favoritos (en los que caemos una y otra vez, y cuyas nuevas obras, si son escritores vivos, esperamos con ansia) y esa obra fetiche que hemos leído y releído. En el caso de Elvira Navarro este libro es el de Crimen y Castigo de Dostoievski.

<<Las obras revolucionarias no se abren camino con facilidad>> Elvira Navarro

En una época basada en el consumismo, tanto de tangibles como de intangibles (metiendo en esta última categoría los libros, al entenderlos como literatura), alcanzar el best seller es la meta de la mayoría. Esto hace que algunos, entre los que me incluyo, diferenciemos entre literatura y libros de entretenimiento. Al parecer, en Cover Seguros para Jóvenes no somos los únicos que pensamos así. Elvira Navarro, por ejemplo, afirma que la literatura que vende es aquella que simplemente entretiene, de consumo rápido y contenido banal, o con tema de moda. Tiene claro que <<Eso no perdura, porque es totalmente intercambiable por otro producto de entretenimiento>>. El éxito de Elvira viene de narrar aquello que ve, planteándonos un mundo que nos es muy cercano <<El tema de mi primera obra es la precariedad… Vivimos en un mundo muy precario. Si hubiera nacido en un mundo opulento, escribiría sobre la opulencia>>

<<Me parece que los adolescentes y los jóvenes somos un sector de la población bastante olvidado y menospreciado>> Clara cortés 

Desde Cover Seguros para Jóvenes hemos querido contar también para este post con la opinión de Clara Cortés. Una escritora millennial de 23 años graduada en Psicología. En 2015 ganó la tercera edición del premio La Caixa/Plataforma, lo que le permitió publicar su primera novela, Al final de la calle 118. Reconoce que su principal preocupación es la buena representación, especialmente la de la salud mental y de la diversidad sexual.

La pasión escritora de esta millennial viene desde pequeña <<Me ha gustado escribir desde siempre, pero porque me ha gustado leer desde siempre. De pequeña devoraba los libros>> ser una devoradora de libros no hace fácil reducir la lista de libros favoritos a solo uno; por ello que queda con una selección bastante variada: Nunca me abandones, de Kazuo Ishiguro; la serie de novelas gráficas Heartstopper, de Alice Oseman; y El valle oscuro de Andrea Tomé. También reconoce <<Me gusta muchísimo el realismo contemporáneo y, últimamente, el terror…de todas formas, siempre estoy leyendo literatura juvenil nacional e internacional>>

Sus libros son bastante psicológicos, algo que viniendo de una graduada de psicología tiene lógica. Pero no es el único motivo por el que trata ese tema. <<Me parece que los libros tienen dos objetivos: perderse y encontrarse. Puedes leer para dejar de pensar en tu vida y desconectar, y también puedes leer para escuchar voces con las que te sientes identificado y que te ayudan de una forma u otra…los que recuerdo con más cariño son los segundos. Porque me hablaron y me ayudaron>>

<<Que haya personas lo suficientemente interesadas en mis historias como para querer leerlas es más de lo que puedo pedir>> Gema Bonnin.

Acabamos con las declaraciones de Gema Bonnin. Esta escritora millennial valenllorquina (término suyo que nos encanta) de 26 años a la que le apasiona leer y escribir. Es el mejor ejemplo del papel tan fundamental que tienen los profesores en la formación de los jóvenes, pues Gema no se planteó dar forma a sus ideas a través de la literatura hasta que en segundo de la ESO una profesora insistió en que la clase entera debía mejorar la escritura para presentarse a un concurso de la comunidad autónoma. Y ella fue finalista.

Lee muchos autores angloparlantes, porque estudia Filología y literatura inglesa y porque creo que es la angloesfera la que actualmente marca el ritmo de la ficción occidental. El retrato de Dorian Gray es el libro que más veces ha leído <<podría decirse que es mi favorito, pero hay otros títulos muy especiales para mí como La ladrona de libros (Markus Zusak) o Criadas y señoras (Kathryn Stockett)>> Pese a ello cree que debería leer más autores hispanohablantes y está <<intentando ponerle remedio con autores como Santiago Posteguillo, Eslava Galán, Victoria Álvarez, Elia Barceló, Laura Gallego…>>.

Gema autopublicó su primera novela sin más pretensiones que darla a conocer en sus círculos cercanos, a los pocos meses un par de editoriales se pusieron en contacto con ella porque estaba funcionando muy bien y les interesaba editarla. Ahí empezó una historia editorial centrada en las personas a las que les gusta leer.       

Algo que no ha cambiado, en el mundo de la escritura, es lo difícil que es tomar la labor de escritor como trabajo a jornada completa, pensando que dará lo suficiente para vivir de forma digna. Elvira asegura que sólo vendiendo mucho se puede vivir de la escritura, <<Sí se puede de cosas relacionadas con ella: talleres de escritura, charlas…>>

<< Nada se consigue sin esfuerzo y sin muchísimo trabajo, más allá de la suerte que puedas tener, porque al final la suerte se encuentra al trabajar y buscarla>> Clara Cortés.

Acabamos con unos cuantos consejos de estas tres escritoras millennial a los escritores potenciales que puedan estar leyendo esto. Elvira Navarro, por ejemplo, tiene tres grandes claves sobre las que pilotan sus consejos. por un lado asegura <<la creencia de que haciendo determinadas cosas se te abren puertas es falsa. Las puertas se te abren escribiendo buenos libros>>. Por otro, añade que un escritor debe ser fiel a sus intereses y a las necesidades internas de sus propios libros. Y termina afirmando que ese futuro escritor o escritora debería leer y escribir lo que quisiera, sin hipotecar, bajo ningún concepto, su escritura en aras de un éxito que nunca va a depender de él o ella. Para Clara las bases son la convicción en lo se escribe y la constancia. Muy en sintonía cierra este post Gema, quien aconsejaría mantenerse fiel a lo que el corazón pide contar, ponerle pasión a lo que se hace <<y aun así no tomarte demasiado en serio lo que venga después es la fórmula que uso yo>>

Queremos recordaros que, como hemos dicho en otros post, estamos aquí para entender y ayudar en sus necesidades a los millennial. Y eso solo se consigue de una forma: preguntando. Si queréis leer más post en esta línea no os perdáis las novedades de nuestro blog cada miércoles.