Categories:

Para muchos, la llegada del invierno y del mal tiempo supone también guardar la moto hasta la próxima temporada, cuando las temperaturas vuelven a subir y las inclemencias meteorológicas cesan. Pero, ¿realmente los amantes de las motos deben guardarlas durante el invierno? Pues esto no tiene por qué ser así. Sí es cierto que hay que ser más precavido mientras se conduce y seguir una serie de pautas para evitar accidentes o contratiempos. Pero, con un poco de previsión, la moto puede seguir siendo tu compañera durante los meses del frío. Te dejamos algunos consejos para que puedas hacerlo en buenas condiciones.

La moto, siempre a punto

Parece una obviedad, pero nunca está de más recordarlo. Debemos realizar el mantenimiento de la moto de manera continua y controlar que todos los aspectos están en perfectas condiciones: los frenos, las luces, vigilar los niveles de todos los líquidos y las conexiones eléctricas, los neumáticos, para que el agarre siempre sea el idóneo…

Un buen equipamiento para alejarse del frío

El frío es uno de los principales motivos por los que se aparca la moto en invierno. Pero un buen equipamiento puede solucionarlo. Existe todo tipo de ropa específica para la moto y las bajas temperaturas: guantes, chaqueta, pantalones e, incluso, calzado.

Además, es conveniente utilizar ropa térmica debajo de la normal para así mantener una mayor temperatura corporal. Sobre todo, si vives en una zona donde se alcanzan temperaturas muy bajas.

Y, por otro lado, es necesario llevar siempre con nosotros un chubasquero. Lo puedes guardar en algún compartimento de la moto, de manera que lo tengas siempre a mano cuando empiece a llover.

Una conducción más pausada y suave

Hay que tener en cuenta que en invierno las carreteras están en peores condiciones: lluvia, hielo… lo que hace que el agarre sea menor. Por eso, es aconsejable que la conducción sea más suave, tanto a la hora de acelerar, cambiar de marcha, frenar… Y por supuesto, la velocidad debe de ser menor.

Hacerte visible

Sí, hacerte más visible ante el resto de conductores. En esta época del año suele haber menor visibilidad por niebla, lluvia, menos horas de luz… Para ello, lo primero y primordial, controlar que las luces funcionan perfectamente. Y, por otro lado, podemos hacer uso de reflectantes en la ropa. No te costará trabajo encontrar algo así. Es algo habitual en la ropa de motoristas.

 

 

No responses yet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat