Sexnología

Categories:

Cada día que pasa, cada nueva generación que viene estamos más enganchados a las nuevas tecnologías, Y la sexualidad no se iba a quedar atrás. ¿Supone, pues, la sexnología el fin de las relaciones románticas? o ¿la solución para muchos?

El sexo tecnológico o la sexnología es la unión de la tecnología y la sexualidad. Si incluimos la tecnología en todos nuestros aspectos de la vida, este no iba a ser uno menos. Desde hace tiempo tenemos vibradores, consoladores, anillos vibratorios ¡los vibradores aparecieron incluso antes que las planchas!

Entonces ¿dónde está la novedad? pues en la inclusión de la Inteligencia artificial. Ahora los juguetes sexuales no solo dan placer carnal, sino que nos dan conversación, nos mandan mensajes y nos reconfortan cuando estamos de bajón. Y según muchos, haber añadido esta parte “sentimental” es resultado del aumento de ingenieras en el sector.

La aparición y la evolución de la sexnología puede suponer muchos dilemas morales, éticos y filosóficos, como por ejemplo podría obligarnos a redefinir, en un futuro no muy lejano, qué puede ser considerado amor y qué no. Pero, por ahora, la sexnología lo que más gana es adeptos.

SexnologíaDe novios va la cosa

No hace falta recurrir a películas o libros de ciencia ficción. Cada vez hay más expertos que avanzan que, en un futuro cercano, las relaciones amorosas entre humanos y máquinas serán una realidad cotidiana. Lo más buscado es una pareja que responda a los mensajes, conozca tus libros favoritos y películas de referencia. Y con la inteligencia artificial esto está a la vuelta de la esquina. Como demuestran App como Mi novio virtual, con la que podemos chatear con un chico elegido a nuestro gusto (ya que elegimos su físico al ingresar en la App)

Fei Liu trabaja desde 2017 en su novio perfecto, bautizado como Gabriel2052, en referencia al robot sexual Gabriel 1M, de los primero en salir al mercado, y al año en el que los científicos calculan que se producirán las primeras bodas entre humanos y máquinas. Aunque en eso “se equivocaban”. ¿Quieres saber por qué? sigue leyendo.

Fei Liu después decidió fabricar una pareja que cumpliese con todas sus expectativas tras unas cuantas relaciones sentimentales fallidas. Su ‘novio tecnológico’ la abraza, se acurruca junto a ella y la envía mensajes cuando no están juntos (de hecho Liu le pidió permiso a su ex para usar los mensajes que él le enviaba para que el robot elabore nuevos a partir de ellos). Si bien esta ingeniera afirma que no cree que los robots puedan reemplazar a los humanos, sí que cree que hay cosas que pueden hacer mejor.

Lo mismo que le ocurrió al ingeniero chino de 31 años Zheng Jiajia. Este ingeniero especializado en Inteligencia Artificial estaba cansado de no encontrar a su media naranja y sentir la presión familiar y social por no estar casado. Así que en 2016 inició la creación de un robot femenino llamado Yingying, y pocos meses después empezó una relación sentimental formal con ella. La cual culminó en abril de 2017, cuando contrajeron matrimonio (aunque sin base legal, pues los matrimonios entre humanos y máquinas aun no están contemplados en la jurisdicción china) convirtiéndose en el primer humano en casarse con un robot. Y es que Yingying es capaz de hablar mediante  textos y archivos de audio almacenados y reconocer fotografías y objetos.

Pero no todo es platónico

Hemos evolucionado mucho desde las vaginas en lata. Pero los juguetes resultantes de la sexnología, con inteligencia artificial o no, están diseñados para lo que lo están. Por eso Fes Liu hizo que Gabriel2052 sepa dónde acariciarte bien a la primera. Ya que incluye una base de datos con movimientos motores que imitan las caricias favoritas de la creadora y sabe dónde colocar sus dedos, detectando e interpretando las reacciones de ella.

Mas hay empresas centradas en el placer a través de los acompañantes tecnológicos, caso de empresas como la estadounidense Realdoll. Y es que la experiencia, sexual o no, mejora si hay conversación, audio, una textura similar a la piel humana…

David Levy, un investigador inglés de inteligencia artificial de la univerisdad de Maastricht, opina que las bodas con robots están a la vuelta de la esquina, en torno a 2050; pero eso sí, cuando se normalice el sexo con ellos.

SexnologíaY la pandemia lanzó las ventas

La pandemia por el COVID-19 disparó las compras de dispositivos sexuales conectados. Según Gleeden, las ventas se incrementaron en un 200% desde el inicio de la cuarentena. 2020 ha marcado un hito en este negocio y ha creado un fenómeno global.

Durante la cuarentena muchos estuvimos en casa encerrados: unos solteros son la posibilidad de encontrar una cita; otros, con pareja, pero separados de ella. Así es como se han lanzado las ventas de dispositivos guiados por Apps, es decir, que pueden ser controlados desde cualquier punto del planeta y no junto al juguete. Estos dispositivos incorporan una amplia gama de funciones: chats grupales, mensajes multimedia, videoconferencias, transferencia de archivos, sincronización con listas de canciones o audiolibros, la capacidad de conectarse con Alexa y otros asistentes inteligentes, la posibilidad de ceder el control del dispositivo a usuarios remotos…

La mayoría de estos dispositivos se pueden controlar a través de una aplicación instalada en un smartphone. De esta forma, los juguetes actúan como sensores, que luego envían información a una aplicación instalada en el teléfono. Esta app es responsable de configurar las opciones en el dispositivo y controlar el proceso de autenticación del usuario. Se conecta a través de Wi-Fi a un servidor en la nube que almacena la información de la cuenta de usuario

Riesgos a los que nos exponemos con la sexnología

Según distintos foros, entre ellos los de ciberseguridad, se están dando cuenta de las brechas de los dispositivos propios de la sexnología. En varios foros de tendencias en ciberseguridad de 2021 se ha destacado que crecerán los ataques a los dispositivos sexuales; pues son equipos capaces de controlarse a través de un teléfono inteligente u ordenador, y que pueden accederse remotamente a través de internet.

Esto ocurre porque los usuarios tienden a no reportar estos incidentes, porque podrían nunca notar que han sido víctimas de un robo de información y porque es muy difícil recolectar datos desde los mismos terminales dado que no existen soluciones de seguridad para estos equipos. Además la gran cantidad de diferentes fabricantes, modelos y arquitecturas disponibles obstaculiza el proceso.

No tenemos que olvidar los riesgos biológicos. Pues podemos habituar nuestro cuerpo a estos juguetes y sus capacidades y volvernos hipersensibles; haciendo que ante una relación sexual real no sintamos lo mismo que antes. También hay riesgos sociales, al dejar de tener relaciones tanto sentimentales como de cualquier otra índole al creer que tenemos todo lo que necesitamos en casa (solo tenemos que recordar el episodio de sexo en Nueva York en el que Charlotte no quiere ni salir con sus amigas tras haberse comprado el consolador Conejo) y psicológicos, por la falta de lazos emocionales que puedan ser correspondidos.

Cómo nos pueden atacar y cómo protegernos

  • Para todos los juguetes que requieran de registro, deberíamos utilizar una contraseña única y complicada. Si por casualidad aparece una contraseña nuestra y coincide con la que usamos en otros sitios, nos robarán la cuenta de esos sitios y accederán a toda nuestra información.
  • No solo debemos mantener nuestra red wifi de casa libre de intrusos configurando la contraseña de acceso difícil de descifrar. Además, deberemos estar seguros de que ningún otro equipo conectado a nuestra red, especialmente ordenadores y teléfonos, están infectados con programas espías que pudieran compartir con atacantes información sensible.
  • Nunca deberemos usar estos dispositivos conectados en redes públicas inseguras, como en hoteles, aeropuertos, etc.
  • Lo más sensato es que nos informemos de la seriedad del fabricante para mantener seguros sus dispositivos, aplicaciones y servidores. Cada vez hay más compañías responsables que se preocupan por la ciberseguridad.
  • La mayoría de los ataques a los dispositivos conectados tienen su origen en brechas de seguridad. Y son descubiertas antes de que sean aprovechadas por los ciberdelincuentes por la política de actualizaciones periódicas.
  • Compartir fotos o vídeos de alto contenido sexual siempre es mala idea. Si se hace, se debe intentar siempre que no sea posible la identificación de la persona.

 

¿Estáis de acuerdo? ¿Los has usado? ¡contadnos en comentarios!

Recuerda que puedes seguir informad@ de todo lo que te interesa en nuestro blog, y en nuestras redes sociales: Instagram y Facebook.

No responses yet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat