Llevamos meses muy raros, con noticias reales, fakes y un montón de dudas sobre la pandemia del covid-19. La gente tiene sus protocolos y cuidados, como mantener la distancia social, llevar mascarilla o lavarse las manos con regularidad. Pero, cuando nos mira nuestra mascota por las mañanas antes de darles de desayunar o bajarles se nota que no siguen los protocolos. No mantienen la distancia social cuando juega con otros perros, ni llevan mascarilla cuando tenemos invitados. 

¿Qué pasa con los que tenemos mascotas? 

Actualmente la AVEPA (Asociación de Veterinarios Españoles Especialistas en Pequeños animales) dice “A día de hoy, no hay evidencia científica de que gatos y perros puedan transmitir la enfermedad a personas”. Comentan además que no hay que olvidar que el Covei-19 es un virus con la característica de transmisión entre personas.  

Todo esto viene a raíz de varias noticias que han aparecido tanto en medios como en redes sociales como la información sobre una tigresa que había dado positivo al test de Covid-19 en un zoológico de Nueva York y también sobre algunos pocos casos documentados de gatos domésticos infectados. En todos esos casos, los propietarios o cuidadores eran personas positivas al virus y todo apunta a que fueron ellos los que contagiaron a los animales, no a la inversa.  

También con varias informaciones confusas y que siembran dudas sobre la posibilidad de que los gatos domésticos puedan llegar a contagiarse del Covid-19 o que puedan llegar a contagiar a humanos. 

Aunque todavía desconocemos muchas cosas sobre el alcance y naturaleza del Covid-19, La Asociación de Veterinarios Españoles Especialistas en Pequeños animales quiere tranquilizar a los dueños de mascotas. 

Por último, hasta hoy, un estudio realizado en Wuhan, China mostraba que alrededor de un 15% de los gatos analizados habían estado en contacto con el Coronavirus. El estudio no analizaba si estos gatos habían tenido síntomas o no y aquellos gatos cuyos propietarios eran positivos tuvieron los niveles más altos de anticuerpos frente al virus. Con todo, los datos parecen indicar dos cosas:  

Mascota

El gato, y posiblemente otros felinos, pueden verse afectados muy ocasionalmente por el virus, especialmente siendo contagiado por propietarios o cuidadores que tienen la enfermedad. Estos gatos no muestran síntomas o son muy leves y su capacidad de infectar a otros gatos parece muy limitada. Se podría decir que en este caso no debemos preocuparnos por si nos transmite nuestro gato el Covid-19, más bien, por la posibilidad de contagiar nosotros a nuestra mascota. 

Aun así hay recomendaciones muy positivas si vives con un gato o con un perro en prevención del Covid-19 que se hicieron públicas al inicio de la pandemia: 

  • Se recomienda lavarse las manos antes y después de haber tocado a una mascota. 
  • Disminuir el contacto al mínimo imprescindible (hay que ser fuertes cuando nos pongan carita de pena). 
  • Los paseos con nuestra mascota deben ser en la medida de lo posible por zonas cercanas a nuestro domicilio y evitando a la gente. 
  • Los paseos deberían ser cortos. 
  • No se recomienda hacer análisis a perros o gatos asintomáticos. 
  • No se aconseja llevar a nuestras mascotas a centros estéticos o lugares que no sean imprescindibles. 

Es importante recordar que estos momentos están siendo duros para nosotros y nuestras mascotas. Es importante mantener el sentido común y cuidar de nosotros mismos y los que tenemos cerca. 

Todo esto sin olvidar que a día de hoy no hay evidencias de que los gatos o los perros puedan transmitir la enfermedad a personas.