Categories:

¿Quién no tiene contratado un seguro? Pocas personas podrán decir que no. De coche, de hogar, de moto, de salud… Las ventajas y la despreocupación que nos ofrece frente a cualquier siniestro son muchas y la mayoría de la gente se acoge a ellos. Por no hablar de que algunos son obligatorios, como los de coche, por ejemplo.

Pero, ¿conocemos bien nuestro seguro? Hoy vamos a hablarte del periodo de carencia y de gracia, dos términos muy comunes pero que, quizás, no estemos muy familiarizados.

Empecemos explicando qué es el periodo de carencia. El periodo de carencia de un seguro es ese tiempo que transcurre entre que el asegurado firma la nueva póliza y la entrada en vigor de las coberturas de la misma. Es decir, durante ese tiempo, a pesar de ya haber un contrato de por medio, las coberturas no están activas, por lo que, si ocurre un siniestro, o se necesita acudir a un médico, en el caso de un seguro de salud, el beneficiario no percibirá indemnización y no le quedará cubierta la visita médica.

Este periodo de carencia se contabiliza por meses y varía en función del tipo de servicio y producto que se ha contratado. Es algo muy habitual sobre todo en los seguros de salud y algunos de los servicios con este periodo de carencia suelen ser:

  • Segunda opinión médica: de 3 a 6 meses de carencia.
  • Intervención quirúrgica sin hospitalización: de 3 a 6 meses.
  • Intervenciones quirúrgicas con hospitalización y hospitalizaciones: 6 meses.
  • Diagnóstico con alta tecnología: 3 o 4 meses.
  • Planificación familiar: 6 meses.
  • Embarazo, parto y postparto: de 6 a 10 meses.

Vamos a hablar ahora del periodo de gracia, también conocido como mes de gracia. De acuerdo al artículo 15 de la Ley del Contrato del Seguro, la cobertura de un seguro quedará suspendida un mes después del día de su vencimiento en caso de que no haya sido abonada la cuantía correspondiente. Esto implica que la aseguradora tiene obligación de mantener la cobertura hasta un mes después del vencimiento de la póliza. Pero, que no nos lleve a error. Es decir, esto no significa que la aseguradora tenga la obligación de regalar un mes de seguro, sino que el objetivo de este mes de gracia es que el asegurado pueda subsanar cualquier problema en el pago durante ese tiempo. No en vano, si transcurrido ese mes el asegurado no paga la póliza la cobertura se suspende y no volverá a entrar en vigor hasta pasadas 24 horas desde que se pague el recibo impagado.

Una vez transcurridos 6 meses desde el vencimiento del recibo, si no se ha pagado, el seguro se extingue. Ahora bien, si no han pasado más de seis meses desde que se dejó de pagar la prima, y el asegurado paga todos los recibos pendientes, la póliza se puede rehabilitar, manteniendo las mismas coberturas y en los términos originales.

 

No responses yet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat